RODILLA

La rodilla es una articulación que es utilizada grandemente en la vida corriente y particularmente en la práctica deportiva. Las lesiones de la rodilla comúnmente sobrevienen a traumatismos.

El traumatismo pueden sobrevenir en varias circunstancias:

  1. Accidente de deporte: fútbol, esquí, tenis, basketball, etc
  2. Accidente de la vía pública: coche, motocicleta, patineta, etc.
  3. Caídas
  4. En la vida profesional: posición en cuclillas por períodos prolongados, trabajos de fuerza, etc.
  5. Caminado en la calle cuando ya hay lesiones antiguas o en personas mayores.

 

Desde luego, el tratamiento de cirugía artroscópica para su problema de rodilla será decidido por el cirujano durante su consulta. Esta comprenderá de un interrogatorio y un examen clínico detenido. Esto puede ser completado por el análisis de exámenes complementarios (radiografías, escáner, resonancia magnética, etc) que se considerará según la necesidad.

Las principales patologías que se benefician de la artroscopía son:

  1. Lesiones de Meniscos
  2. Lesiones del Ligamento Cruzado Anterior (LCA)
  3. Lesiones de Cartílago
  4. Lesiones de la rótula

 

Lesiones de Meniscos

 

Cada rodilla posee dos meniscos: un menisco interno y un menisco externo. El menisco es como un pequeño cartílago en forma de "media luna" situada entre el fémur y la tibia. Tiene un papel de amortiguado y estabilizador de la rodilla. Una lesión meniscal aislada no afecta mucho en la estabilidad de la rodilla siempre y cuando los ligamentos estén intactos pero lleva a un riesgo de desgaste del cartílago (artrosis).
Las lesiones traumáticas de los meniscos sobrevienen de:

Una torsión brusca de la rodilla (esguince) que puede sobrevenir en cualquier circunstancia como: deporte, caída, carrera, marcha rápida, levantamiento brusco de una posición en cuclillas, en una sobre utilización de la rodilla sin antecedente traumático evidente.

En estas condiciones el menisco, ya sea el interno o el externo, puede agrietarse o hasta romperse. Este rasgón puede llevar a dolores de la rodilla (generalmente se siente interno de la rodilla si se trata de un menisco interno o externo en caso de lesión del menisco externo). Una inflamación de la rodilla puede aparecer y hasta se puede dar un bloqueo de la rodilla (no puede extenderse normalmente).

Existen también unas lesiones méniscales en personas mayores que sobrevienen a menudo en caso de envejecimiento del menisco. Es una lesión frecuente.

El tratamiento de las lesiones meniscales son la cusa más frecuente de la indicación de una artroscopía. Este método permite suturar (coser) los meniscos, cuando el tipo de y la zona de ruptura lo permite, o remover el fragmento que no puede ser suturado. Normalmente es un procedimiento ambulatorio con una rápida recuperación. (Más información aquí)

 

Si no tienes Flash Player nopodras ver este video

 

Lesiones del Ligamento Cruzado Anterior (LCA)

 

El ligamento cruzado anterior o LCA está constituido por fibras elásticas situadas en medio de la rodilla entre el fémur y la tibia. La orientación de estas fibras explica que su papel esencial es impedir el adelantamiento o salida de la tibia con relación al fémur así como su rotación. Tiene un papel de estabilizador de la rodilla.

Las rupturas de los ligamentos de la rodilla se dan sobre todo después de un accidente deportivo (fútbol, basketball, deporte de salto, deporte de lucha) pero pueden también darse en cualquier circunstancia donde la rodilla está sometida a una torsión brusca. El ligamento que en la mayoría de las veces se rompe es el ligamento cruzado anterior pero otros ligamentos (ligamentos laterales, ligamento cruzado posterior) pueden lesionarse también.

La ruptura del ligamento cruzado anterior normalmente se acompaña de una lesión meniscal asociada, inflamación de la rodilla y sobre todo inestabilidad. El paciente no puede utilizar su rodilla con la misma seguridad que habitualmente lo hacía.

A largo plazo, la inestabilidad anterior por ruptura del LCA lleva a lesiones de los meniscos y los cartílagos con un aumento de artrosis de la rodilla.
En caso de ruptura del ligamento cruzado anterior, la vida corriente en la mayoría de las veces es normal.

El ligamento cruzado posterior o LCP puede también romperse en el momento de un esguince de la rodilla o en el momento de un choque violento con una inercia de adelante hacia atrás de la tibia. La rodilla puede también volverse inestable. Esta lesión es menos frecuente que la ruptura del ligamento cruzado anterior. (Más información aquí)

 

Si no tienes Flash Player nopodras ver este video

 

Lesiones de Cartílago

 

  • En el momento de un esguince de la rodilla pueden darse lesiones de los cartílagos de la tibia o del fémur.
  • Puede existir fragmentos de cartílagos libres en la articulación que se comporta como cuerpos extraños y dar dolores o  bloqueos de la rodilla. 

 

El diagnóstico puede ser hecho por radiografías, escáner o IRM.

En el momento de una artroscopia el cirujano puede examinar el estado de los cartílagos de la rodilla.

El tratamiento dependerá del grado de la lesión del cartílago y la zona de la lesión. Esto puede ser un simple rasurado, una microfratura (perforaciones para estimular la formación de pseudocartílago) o injertos de cartílago. (Más información aquí)

 

Lesiones de la rótula o patela

 

Los dolores de la rodilla relacionados a problemas de la rotula son muy frecuentes. Una parte importante de las consultas por dolor de la rodilla debidos a problemas rotulianos se encuentran en personas de 15 a 45 años. Las mujeres son afectadas más a menudo que los hombres. Las patologías de la rótula son llama conocidas también como "Síndrome femoro-patelar" y se deben a inestabilidades de la rótula causados por desordenes musculares y\o alteraciones anatómicas. La rótula se vuelve entonces dolorosa y puede volverse artrósica más o menos a largo plazo. 

El tratamiento de las rótulas dolorosas será principalmente la rehabilitación. En caso de fracaso una intervención quirúrgica puede estar indicada.

En un porcentaje menor de los casos una artroscopía permitirá explorar el funcionamiento de la rótula y su cartílago.

Si no tienes Flash Player nopodras ver este video

 

 

  • Cirugía meniscal

  • Cirugía ligamentosa

  • Cirugía sinovial

  • Cirugía cartilaginosa


 

Cirugía meniscal

Este tipo de cirugía artroscópica más habitual. Consiste en la escisión del fragmento meniscal roto o degenerado y cuando es posible, sobretodo en gente joven, la sutura del menisco con el fin que el paciente no pierda su amortiguador. Se realiza normalmente con anestesia a las piernas y el paciente puede marchar de alta a las 6-8 horas tras la cirugía.

Menisco sano
Menisco roto

 

Cirugía ligamentosa

Esta viene sobretodo determinada por las lesiones de ligamiento cruzado anterior. La rotura del mismo es tratada mediante la una reconstrucción utilizando tendones del cuerpo. Esta intervención mediante técnica artroscópica nos permite tratar las lesiones asociadas a meniscos, cartílago, etc., al mismo tiempo que se realiza el transplante de ligamiento cruzado anterior.

Reconstrucción de ligamento cruzado
Sinovitis lipoma arborescens y LCA

 

Cirugía sinovial

Existen afecciones sinoviales como son tumores en su inmensa mayoría benignos, que precisan una exéresis parcial o total. Es la intervención llamada sinovectomía.

Sinovitis lipoma
arborescens
Sinovitis lipoma
arborescens

 

Cirugía cartilaginosa

En cuanto a lesiones cartilaginosas, éstas son principalmente los cuerpos libres intrarticulares, producidos bien por una enfermedad sinovial, bien por una lesión o fractura condral que pueden ser regularizados o extirpados mediante técnica artroscópica. En ocasiones, tras determinados traumatismos o cirugías, la rodilla tiene una pérdida de movilidad y la artroscopia permite identificar perfectamente las bridas o cicatrices internas de la rodilla, que pueden ser seccionadas de manera selectiva y así poder obtener nuevamente toda la movilidad.

Rótula normal
Rótula lesión de cartílago